Non Nobis Domine

miércoles, 24 de agosto de 2016

Montsegur 2016

Maravilloso video de Montsegur de Josep Cozar. 

Lugar mítico donde se desarrollan, tanto en el Montsegur actual como en el de 1244 varios capítulos de mi novela NON NOBIS DOMINE. 

A continuación un fragmento de la misma: 

Al advertir la presencia de su pupilo, Frey Guillem le explica que esta será la última noche que pasarán tras los muros de Montsegur. 

Antes del alba abandonarán la fortaleza y proseguirán su viaje. Lo que han venido hacer ya está hecho, y su misión debe continuar. Con los ojos llenos de lágrimas, Víctor se abraza fuertemente a Frey Guillem, y este, tomándolo entre sus brazos, le susurra: 

—  Debes tener valor, Víctor. La lucha será larga y te aguardan muchas situaciones amargas. Tienes que ser fuerte y no permitir que tus emociones te traicionen. El enemigo acechará cualquier debilidad para atacarte allí donde más pueda dolerte. 

Ajeno a las palabras de su maestro, y con el corazón roto de dolor, Víctor rompe a llorar desconsoladamente. 

 Una noche dolorosamente triste y fría se abate sobre el glorioso símbolo del catarismo. Y como si se tratara de una fatídica cuenta atrás, el reloj que marca las horas del fin de Montsegur empieza a caminar lúgubremente moviendo sus manecillas. 

Ya nada lo puede detener.


jueves, 14 de julio de 2016

jueves, 7 de julio de 2016

Sijena, del espolio al tráfico de arte

Antes de hablar de Sijena, 
arreglemos Belver de Cinca

Mientras los políticos se pelean por apropiarse del arte, urdiendo pactos que no salen a la luz pública, y las tramas de espolio y tráfico de antigüedades siguen operativas en la franja, al pueblo -tanto al aragonés como al catalán- se le sigue escondiendo la verdad y se le miente para que el enfrentamiento actúe como una cortina de humo.

El día 25 de julio de 2016 finaliza el plazo para que la Generalitat entregue al Gobierno de Aragón las obras de arte del Monasterio de Sijena. Obras que fueron legalmente adquiridas por el gobierno catalán, restauradas, conservadas y mantenidas como su valor histórico merece.

Si alguien desconoce el alcance del enfrentamiento existente entre las administraciones le basta con escribir “Sijena” en Google para que el buscador le arroje un caudal ingente de información. Así podrá conocer las últimas publicaciones de los periódicos que han dado su punto de vista acerca del mismo ya sea a favor o en contra según sean de un lado u otro de la frontera; o según su línea política.

Haciendo este ejercicio, y después de asimilar la cantidad de información, uno de los detalles que me ha llamado más la atención es el cambio de postura del Conseller Santi Vila, que si bien hace unos meses estaba por la labor de la devolución de 53 piezas de forma inmediata, tras el bloqueo de la entrega por parte del Vicepresidente Oriol Junqueras, parece que él y todas las formaciones políticas catalanas, con la única excepción de Ciutadans, apoyan la no devolución.


Es decir, ¡PP, PSC, CDC, ERC y la CUP juntos! ¡Increíble!


El PP catalán aboga por incumplir la orden judicial que ordena devolver a Aragón 97 obras de arte.
Los populares secundan en Lérida las tesis que a este respecto mantiene la órbita independentista y el PSC

ABC de Aragón, 26 de junio de 2016

El PSC se une al bloque independentista que se niega a cumplir la ley y devolver 97 obras de arte a Aragón.
Una orden judicial obliga a la Generalitat a entregar esta colección artística antes del 25 de julio de 2016

ABC de Aragón, 16 de junio de 2016

El abogado Jorge Español pide a la Fiscalía que se querelle contra Anna Gabriel (CUP) por calumnias a la juez de SIjena. El abogado Jorge Español, que representa al Ayuntamiento de Villanueva de Sijena (Huesca) en el litigio de los bienes artísticos del Monasterio que quedan en depósito en Cataluña, ha pedido este viernes al Ministerio Fiscal que se querelle contra la diputada autonómica catalana Anna Gabriel (CUP) por presuntas calumnias a la juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca, Carmen Aznar, quien ha sentenciado recientemente que las 97 obras de Sijena deben ser devueltas a Aragón.

ABC de Aragón y Diario 20 minutos de Huesca, 27 de mayo de 2016


Aunque hoy, leyendo las noticias  parece que Santi Vila vuelve a estar dispuesto a la entrega.


Noticia del miércoles 6 de junio de 2016 en Nació Digital



Cultura entregará el arte de Sijena a Aragón

El Conseller Santi Vila anuncia que reunirá la Junta de Museos e iniciará los trámites con el Departamento de Economía
para descatalogar las obras




Pero la noticia no ha gustado a todos según publica VilaWeb:

Les entitats lleidatanes exigeixen explicacions a Vila per l’anunci de l’inici dels tràmits per entregar l’art de Sixena. Convoquen una festa "reivindicativa" pel dia 14 de juliol davant el Museu de Lleida per defensar la unitat de les col·leccions d'aquest equipament i del MNAC

Incluso Anna Gabriel de la Cup, en un acto político en el participó en Huesca en apoyo a la candidatura de la izquierda independentista aragonesa, cargó contra la juez Carmen Aznar. La acusó de haber dictado la sentencia movida por intereses personales y políticos insinuando una supuesta vinculación de la magistrada con el PP. Incluso la acusó de utilizar la justicia para «alentar» el enfrentamiento entre Aragón y Cataluña.


“La juez oscense Carmen Aznar ha ordenado que las 97 obras de arte objeto de litigio sean devueltas a Villanueva de Sijena, como máximo, el próximo 25 de julio. No se descarta que, en caso de desobediencia, se actúe judicialmente contra las autoridades catalanas y que se envíe a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que se incauten de esa colección y la trasladen a Aragón”.


Estas palabras pertenecen al abogado del Ayuntamiento de Sijena, Jorge Español, que añade:




“El abogado Jorge Español considera que las acusaciones lanzadas públicamente por Anna Gabriel son constitutivas de delito. Y, por tanto, reclama que actúe de oficio la Fiscalía y que intervenga también el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA)”.





Pero, ¿Quién es el abogado del Ayuntamiento de Sijena, Jorge Fernando Español?

Haciendo el mismo ejercicio que antes, es decir, consultando la red, he de reconocer que no es mucha la información que de él encuentro, salvo que relacione la búsqueda con Sijena.


Entonces sí aparecen noticias publicadas en periódicos sobre su gestión, declaraciones y beligerancia en el litigio contra la Generalitat Catalana sobre la “devolución” del arte de Sijena. 


Curiosamente, entre los resultados de la búsqueda aparece una mención sobre este ilustre abogado en un blog de la Hermandad de los Antiguos Caballeros Legionarios de Zaragoza titulado “Foro Valenzuela, El nuevo compromiso de Caspe o la victoria en la batalla por Sijena” en el que dan noticia de una conferencia dada por él: 

“En fecha 22 de septiembre de 2015, en el Salón de Actos de la Cámara de Comercio sito en Plaza del Emperador Carlos V de nuestra ciudad de Zaragoza, dentro del Programa de Actividades del Foro Valenzuela, ha tenido lugar la XII Conferencia que la Hermandad de Antiguos Caballeros de Zaragoza organiza y promueve. Si el ánimo de esta Hermandad siempre ha sido dar conocimiento de las actividades de nuestras Fuerzas Armadas y
por lo tanto enlazar Ejército y sociedad civil, en esta ocasión le ha tocado el turno al aspecto civil. 

No podíamos en esta ocasión, pasar por alto un acontecimiento de esta magnitud, por su importancia y significado. En esta XII Conferencia bajo el título “El nuevo compromiso de Caspe o la victoria en la batalla por Sijena”, nuestro invitado y orador D. Jorge Español Fumanal, en la actualidad Abogado del Ayuntamiento de Sijena, repasó el proceso judicial en el que Aragón reclama las pinturas sacras y como se ha logrado obtener una sentencia favorable anulando la compraventa, y por la que Cataluña está obligada a devolver los bienes sacros reclamados.




Llegados a este punto parece que la historia no tiene nada de especial. Simplemente un litigio jurídico por la propiedad de unas obras de arte, que en su momento el gobierno catalán adquirió y que ahora se le reclama. Pero vayamos más allá y busquemos de donde arranca esta historia.

No fue hasta el año 1995 cuando se crea el Obispado de Barbastro - Monzón cuando empieza este litigio entre Aragón y Cataluña. Hasta ese año, las parroquias y diócesis de la franja dependían del Obispado de Lleida.

Y como tal, este ejerció de custodio de la parte espiritual, y también de la material de feligreses, propiedades y el arte de esta parte “de Aragón” Por fin Torreciudadsede del Opus, ubicada en la provincia de Huesca, deja de depender de Lleida y tiene un Obispado que puede manejar a su antojo y conveniencia. 


Es importante recordar que Juan José Omella, actual Arzobispo de Barcelona fue el más beligerante en el litigio de la franja en su etapa como obispo en este nuevo obispado.


Consultando la hemeroteca también encuentro titulares harto explicativos sobre la nominación de Omella como arzobispo de Barcelona: El gobierno español presenta como una victoria la designación del sucesor de Martínez Sistach” o “Las notas oficiales subrayan que es aragonés, una forma de decir se han terminado los obispos catalanes



¿Litigio, justicia o conspiración? A veces la realidad supera la ficción, y parece que este sea el caso, pues esta historia va muy ligada a otra totalmente desconocida, como es el caso de Belver de los Horrores, nombre con el que se conoce a la población de Belver de Cinca, cuando en 1997 sin permiso de obras, ni presencia de Patrimonio durante las mismas, se cambió el suelo de la iglesia, desapareciendo todo vestigio de "los templarios y sus cosas de ellos" que allí estaban enterrados. 


Los restos mortales de estos trece caballeros templarios se encuentran actualmente tirados junto a los escombros para nivelar la finca "Partida La Sardera" de Casa Batista.
(Consultable en el Ayuntamiento de Monzón, Juzgado de Instrucción de Fraga, APUDEPA, Patrimonio de Aragón, Chunta Aragonesista, PAR, Gobierno de Aragón y Audiencia Provincial de Huesca)


Según el estudio realizado por el Instituto Anatómico Forense de Zaragoza, los huesos pertenecen a varones adultos,  y tienen una datación del siglo XIII o XIV, contradiciendo el argumento de que pertenecen a muertos de la guerra civil usado por “la camarilla” para desacreditar las denuncias contra ellos


Incluso Juan José Omella, en su etapa en Barbastro- Monzón tuvo conocimiento de estos hechos, aunque por desgracia optó por la Omertá siciliana, pero su silencio no deja de ser significativo.

Castillonroy, Fonz, Zaidín y otras poblaciones de Huesca han sufrido el expolio de su arte y sus antigüedades con total impunidad por parte de la administración española y aragonesa
 



Viendo esto, ¿Es lícito que se entregue el arte románico del litigio de Sijena, legalmente adquirido, conservado, restaurado y mantenido a una administración que, no solo no protege su patrimonio, si no que por acción u omisión permite que desaparezca?

¿Qué oscuros intereses han pactado políticos catalanes y aragoneses para que en una campaña pública de “buenas relaciones” el Conseller Santi Vila estuviera dispuesto a entregar parte de las obras?

Para evitar que este arte que hoy se guarda en el MNAC, a salvo de las manos de expoliadores y traficantes, se pierda solo hay que hacer renacer a los caballeros templarios, para que desde su tumba, el vertedero de Belver, donde fueron arrojados el año 1997, exijan justicia y el restablecimiento de su honor.

Pues todos los protagonistas de esta historia que hemos citado, y muchos más que quedan por citar, tiemblan cuando oyen que los hechos de Belver de los Horrores sale de nuevo a la luz.

Hasta ahora solo se habían enfrentado a un enemigo pequeño, a un valiente que les plantó cara con las armas que la administración y la justicia en teoría pone al servicio de los ciudadanos. 

Pero no contaban que no hay enemigo pequeño, y cuando este solitario “deshacedor de injusticias” les mostró el fondo documental de su propiedad, legajos, cartas de reyes, registros, y un largo etc. acumulados a lo largo de siglos por su familia entre los cuales hay algunos comprometedores para la “historia” de Aragón, sus fronteras y sus propiedades, incluyendo el arte del litigio de Sijena optaron por el chantaje, las amenazas, el acoso.

Incluso llegaron a atentar contra su vida, hasta tal punto que este valiente ha tenido que refugiarse en una pequeña población catalana, no sin antes poner su patrimonio a salvo.


Patrimonio que irá saliendo junto con la historia completa de Belver de Cinca o “Belver de los Horrores” como se la conoce, y que gracias a verdades documentadas informará a todo el mundo de las tropelías cometidas i pondrá a todo el mundo en su lugar.

“Hay documentos que debes destruir, perjudican a Aragón y a España. Las fronteras tienen que quedar donde están ahora, donde las marcó Jaime II”

Le exigió Emilio Airoa García, presidente de las Cortes de Aragón, fallecido en marzo de 2013, cuando nuestro valiente le solicitó ayuda en su solitaria cruzada.

Pero para conocer el verdadero alcance de esta trama de corrupción hay que hacer un viaje todavía más atrás en el tiempo, y conocer desde el principio la historia entera y todos los protagonistas, aunque esto será en los próximos artículos.

Jordi Matilló
Escritor

6 de junio de 2016

Las palabras se las lleva el viento, la letra escrita queda…

Algunos recortes de prensa que merece la pena leer:
















viernes, 1 de julio de 2016

Entrevista en el programa Sabiens, en Radio Valira, dirigido y presentado por Ferrán Prat
24 de junio de 2016







martes, 21 de junio de 2016

Conferencia Templarios, 
Cátaros y Occitania


Una parte de historia arrebatada a sangre y fuego 

Organizador Asociación 
Cultural e Histórica Vibrant 

Centro Can Gili Nou en Barcelona
Jueves 16 de junio de 2016





Conferencia sobre Templarios, Cátaros y Occitania, organizada por la Asociación Cultural Vibrant, en el Centro Can Gili Nou de Pueblo Nuevo, en Barcelona, con un gran éxito de público. 

 Más de ochenta personas siguieron con atención las dos ponencias. Griselda Lozano sobre Occitania, historia, cultura, lengua y actualidad, y Jordi Matilló sobre la cruzada contra los cátaros, los templarios, historia y espiritualidad, final de la Orden en Cataluña, y el expolio que todavía hoy se lleva a cabo. 

 Al finalizar, el público intervino con un turno de preguntas que dio todavía mayor interés a las materias presentadas a lo largo de la conferencia.





lunes, 2 de mayo de 2016


LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL TEMPLE: DOCUMENTOS SECRETOS


La publicación en 2007 de un manuscrito perdido durante años, en el que se desvelan algunos puntos oscuros del proceso contra los templarios, ha vuelto a poner de actualidad a los legendarios caballeros de Cristo. ¿Por qué decidió el Vaticano hacer público un documento semejante cuando se cumplían 700 años de la persecución de la Orden? ¿Hay alguna intención oculta en esta revelación?


A comienzos de octubre de 2007, el Vaticano realizaba un anuncio sorprendente: el día 25 de ese mes, el Archivo Secreto pontificio iba a poner a la venta el tomo Processus contra Templarios, compuesto por 300 páginas en facsímil que reproducen fielmente los documentos originales –hasta ahora inéditos– de un proceso judicial contra los célebres monjes-guerreros, llevado a cabo en el castillo real de Chinon. El anuncio llegaba el día 13 de octubre. Justo 700 años antes, en 1307 –aunque el prefecto del Archivo Secreto, Sergio Pagano, negó que la elección de la fecha hubiera sido intencionada– los templarios franceses, incluyendo a su Gran Maestre, Jacques de Molay, fueron detenidos inesperadamente por soldados del rey acusados de herejía, sodomía y otros terribles pecados. En realidad, el valioso documento, un pergamino de 700 por 580 mm, había sido descubierto en 2002 por la investigadora italiana Barbara Frale, funcionaria del Archivo Vaticano.



Sin embargo, la importancia del hallazgo habría aconsejado prudencia y una laboriosa investigación antes de hacer público su contenido. Finalmente llegó ese día y Frale, acompañada por Sergio Pagano, el escritor y antropólogo Valerio Massimo Manfredi y otros expertos, presentó a la prensa el documento papal, también conocido como Pergamino de Chinon. La existencia del manuscrito se conocía desde hace tiempo, aunque llevaba décadas perdido y no se había estudiado, de ahí su gran importancia.

Durante la rueda de prensa los expertos explicaron que se ponían a la venta 799 ejemplares (otro más quedó inmediatamente reservado para Benedicto XVI) a un precio de 5.900 euros cada uno, y aclararon que varias universidades y bibliotecas de todo el mundo ya se habían mostrado interesadas en su adquisición. El texto, que al parecer data de agosto de 1308, tendría una gran trascendencia, pues su contenido vendría a demostrar que el papa Clemente V –a menudo visto por los historiadores como una «marioneta» cómplice de Felipe IV el Hermoso y, por tanto, culpable en cierta medida del trágico fin de la Orden– había absuelto en esa fecha a Jacques de Molay y sus caballeros.  

Los textos, explicó Frale, «muestran la verdadera actitud de Clemente V respecto a la acusación a los templarios (…) el pontífice era un gran jurista, un hombre astuto, una persona distinta de la que durante tanto tiempo ha sido descrita».


EL TEMPLE, EN «SUSPENSO»

Las revelaciones no terminaron ahí. Según los portavoces vaticanos, finalmente y a pesar de la absolución, Clemente V se habría visto obligado a «suspender la Orden, aunque sin disolverla», a causa de las fuertes presiones y el descontento mostrado por Felipe IV, y evitar así un cisma con Francia. Esta decisión se vio plasmada en la bula Vox in Excelso (1312), en este caso sí conocida por los historiadores, pues fue emitida de forma oficial. Aunque los investigadores vaticanos compararon la suspensión de la Orden declarada por Clemente V en el Pergamino de Chinon como una especie de «hibernación», Sergio Pagano, el prefecto del Archivo Secreto, se apresuró a descartar cualquier tipo de rehabilitación: «No hay –aseguró–, ni podría haber, ninguna voluntad rehabilitadora de los templarios».


Esta aclaración sirvió, al mismo tiempo, para acallar cualquier posible reivindicación por parte de grupos actuales que aseguran ser «herederos» legítimos de la Orden.

Frale aprovechó la rueda de prensa para añadir que la absolución de Clemente V a los templarios se produjo después de que éstos confesaran y reconocieran una serie de culpas, y tras solicitar el perdón del papa. «La Orden adolecía de graves males, aunque en ningún caso se trataba de herejías», aseguró a los medios de comunicación. A pesar de la gran repercusión mediática –la noticia fue aireada en informativos de televisión y periódicos de todo el mundo– pocos medios han profundizado en la trascendencia y posibles consecuencias de la información dada a conocer, ni tampoco han analizado al detalle cómo fueron en realidad, a la luz del Pergamino de Chinon, los últimos días de la orden más célebre de la Edad Media…

HISTORIA DE UNA CONJURA

Para comprender cómo una Orden rica y poderosa, que disponía de numerosas posesiones en todo el Occidente cristiano y que sólo debía rendir cuentas al papa, pudo desaparecer por completo en tan poco tiempo, hay que conocer antes una serie de circunstancias históricas que permitieron que el fatal desenlace tuviera lugar. Por una parte, la pérdida de los últimos territorios de Tierra Santa, con la caída de San Juan de Acre en 1291, tuvo como consecuencia que las órdenes militares –todas, no sólo el Temple– perdieran gran parte de su razón de ser. Este hecho puso muy nerviosos a los monarcas europeos. La función primordial del Temple –la defensa del reino cristiano de Oriente– había desaparecido, así que tenían las manos –y las espadas– libres para otros menesteres. Teniendo en cuenta su poder, no es extraño que los monarcas los vieran con malos ojos.


A esta circunstancia había que sumar el hecho de que en la época habían arreciado las críticas hacia las órdenes militares en general. Se las acusaba de avaricia y soberbia, y se envidiaba que, por ejemplo, las encomiendas estuvieran exentas del pago de diezmos. Por otra parte, el Temple tampoco gozaba de excesivas simpatías ante el pontífice, después de que la Iglesia hubiera intentado una fusión entre la orden templaria y la de San Juan del Hospital. Ya en 1292, el papa Nicolás IV había propuesto dicha fusión en una de sus encíclicas, aunque no llegó a ningún sitio. Clemente V volvió a intentarlo en 1306, pero Jacques de Molay rechazó la propuesta. Finalmente, la cuestión más importante fue, con seguridad, la situación económica del rey francés, Felipe IV el Hermoso. Las arcas del monarca estaban en números rojos desde hacía tiempo a causa de los prolongados conflictos bélicos con Inglaterra y Flandes. Le urgía encontrar pronto una solución a ese problema.


Felipe tenía una poderosa razón para sentirse incómodo con los monjes guerreros: los templarios administraban el tesoro real, y le habían concedido importantes préstamos para sufragar sus gastos. Así que Felipe puso a los caballeros en su punto de mira. Si desaparecían, su deuda también. En 1306, el monarca no había dudado en expoliar los bienes a mercaderes lombardos y a los judíos, y aquello le sirvió de «ensayo» para realizar algo similar con los templarios.

UNAS ACUSACIONES TERRIBLES

En junio de 1306, el papa Clemente había solicitado a los maestres del Temple y el Hospital que acudieran a Francia para hablar sobre la fusión. Fue en esas fechas, a finales de 1306, cuando Jacques de Molay tuvo conocimiento de que circulaban rumores y acusaciones contra su orden. En un primer momento, Clemente V rechazó aquellos comentarios. Todo parece indicar que estos rumores fueron «sembrados» por agentes reales. De lo que no parece haber duda es que Guillaume de Nogaret, mano derecha de Felipe el Hermoso, estuvo detrás de toda la «conspiración». En realidad, Nogaret ya había sido protagonista en otra terrible conjura, la que enfrentó al monarca francés contra el papa Bonifacio VIII. Ambos sostuvieron un duro enfrentamiento y Felipe, aunque parezca increíble, llegó a acusar al pontífice de simonía, ateísmo, hechicería y de estar poseído por el diablo. Después ordenó a Nogaret que capturara al papa. Abandonado por todos sus cardenales, Bonifacio VIII se refugió en su residencia de Agnani.

El pontífice fue detenido por el agente de Felipe IV, aunque más tarde fue liberado y falleció poco después en Roma. Con estos antecedentes, no sorprende que el inefable Guillaume de Nogaret, siguiendo órdenes de su señor, aprovechase las acusaciones vertidas por Esquius de Floyrac, un antiguo templario despechado con su orden. Aquel era el detonante que Nogaret y el rey habían estado esperando.


El consejero real preparó un detallado informe y lo hizo llegar a la Inquisición francesa. La conjura contra los templarios era ya imparable. Poco después, el 14 de septiembre de 1307, se envió a todos los bailíos de Francia una orden real secreta, que señalaba la fecha del 13 de octubre para caer sobre los templarios. Y así fue.

Aquel día comenzó la detención de todos los hermanos en suelo francés, y se procedió a confiscar sus bienes, que pasaron a las arcas reales. A partir de ese momento se iniciaron los interrogatorios, que incluían la tortura, y algunos caballeros reconocieron las acusaciones. Muchos templarios confesaron haber negado a Cristo y escupir sobre la cruz, así como haber cometido el pecado de sodomía en «caso de calentura», tal y como refleja el historiador Alain Demurger en su trabajo Caballeros de Cristo (Ed. Universidad de Granada, 2002).

En un principio, Clemente V, molesto por la osadía de Felipe IV –los templarios sólo debían rendir cuentas al papa– quiso oponerse al proceso. Pero cuando De Molay sucumbió a la tortura y aceptó parte de las acusaciones, Clemente se sumó a la conjura y, el 22 de noviembre de aquel nefasto 1307, ordenó la detención de los templarios de Occidente y Chipre. La trama se fue dilatando en el tiempo y, a finales de 1309, unos 600 templarios fueron llevados a París para comparecer ante una comisión pontificia. Allí defendieron su obediencia y se retractaron de los testimonios realizados anteriormente.

Aquella nueva declaración los convertía en relapsos, y el arzobispo de Sens, Felipe de Marigny –hermano de un importante miembro de la corte– no dudó en enviar a la hoguera a 54 templarios, que fueron ejecutados en mayo de 1310.

DISOLUCIÓN DE LA ORDEN

El siguiente episodio de esta dramática historia tuvo lugar el 16 de octubre de 1311, cuando Clemente V convocó un Concilio en la catedral de San Mauricio. Rodeado por Felipe el Hermoso y un grueso contingente de soldados, el papa se vio obligado a ceder ante los intereses del monarca. Clemente intentó retrasar la sentencia todo lo que pudo, pero ante la insistencia de Felipe tuvo que ceder. Y así, durante el Concilio de Vienne de 1312, el papa proclamaba la bula Vox in excelso y el Temple quedaba suprimido de forma provisional. Sólo quedaba resolver el caso particular de los altos dignatarios de la Orden. Un proceso que se había reservado el propio pontífice. La condena fue de cadena perpetua. En enero de 1313, el papa delegó en tres subordinados para que fueran ellos quienes comunicaran la sentencia a los dirigentes del Temple: Jacques de Molay, Hugues de Pairaud, Geoffroy de Gonneville y Geoffroy de Charney.

 Y así, el 18 de marzo de 1314 el proceso contra los templarios llegaba a su fin. De Molay y De Charney fueron llevados hasta un estrado colocado para la ocasión frente a la catedral de Notre-Dame de París. Los templarios se habían retractado de su confesión y declararon su inocencia. Hasta ese momento se enfrentaban a cadena perpetua, pero aquel gesto les convirtió en relapsos, lo que justificaba su condena a muerte. Felipe el Hermoso no desaprovechó la oportunidad.

Así fue como Jacques de Molay y Geoffroy de Charney fueron ajusticiados aquella misma tarde ante el pueblo de París, devorados por las llamas. Antes de expirar –según la leyenda– De Molay lanzó una terrible maldición contra aquellos que habían causado la ruina de la Orden: el papa Clemente V y el rey Felipe el Hermoso fueron emplazados por el Gran Maestre a presentarse ante el juicio del Altísimo antes de un año.


Y así fue… El ambicioso monarca murió al caerse de su caballo pocos meses después. Al pontífice no le esperaba un destino mejor: una infección intestinal se lo llevó al otro mundo en medio de fuertes dolores.

¿OSCURAS INTENCIONES?

Este fue, tal y como han reflejado los historiadores hasta la fecha, el trágico final de la Orden del Temple. El destino de sus miembros fue de lo más variado, dependiendo del lugar en el que se encontrara su encomienda (ver recuadro). 

Pero, ¿qué es exactamente lo que aporta a este escenario el Pergamino de Chinon recientemente publicitado por el Vaticano? En concreto, el manuscrito pone de manifiesto que a finales de agosto de 1308 una comisión pontificia logró acceder a los líderes de la Orden –en aquel momento recluidos en el castillo real de Chinon– para interrogarlos.


El fruto de aquellas pesquisas sirvió al papa para absolver a los caballeros. Esta absolución sólo se produjo después de que los templarios reconocieran haber cometido algunas faltas, aunque nunca la herejía. Clemente V, según este texto, habría planificado en un principio una reforma radical de la Orden, así como la ansiada fusión con el Hospital. Pero todos aquellos planes, según se desprende del pergamino, se fueron al traste a causa de la actitud de Felipe el Hermoso, y el pontífice se vio obligado a eliminar la Orden sin abolirla, dejándola en esa «hibernación» que mencionábamos al principio.

Finalmente, tampoco pudo evitar el trágico fin de De Molay, devorado por las llamas. A primera vista, el anuncio del Vaticano parece una «jugada» destinada a mejorar la imagen de la Iglesia. Por un lado, el manuscrito aparenta rehabilitar la maltrecha imagen de Clemente V, un pontífice calificado de traidor por haber permitido y, quizá, facilitado el fin de la Orden.

Por otra parte, supone un «hachazo» a los defensores de teorías heterodoxas, pues el proceso descrito en el pergamino, pese a reconocer que los templarios confesaron «graves faltas», da a entender que entre estas no se encontraba la herejía, tal y como sugieren algunos autores u obras de ficción como El Código da Vinci y similares.


A pesar de los esfuerzos del Vaticano, los hechos históricos –Pergamino de Chinon incluido– parecen dejar algo claro: Clemente V fue un pontífice débil, atrapado por las maquinaciones de Felipe el Hermoso y Guillermo de Nogaret. Por desgracia para el Temple, el papa tenía fresco en su mente el terrible final que sufrió Bonifacio VIII a manos del monarca francés.

Quizá temió convertirse en su siguiente víctima, y prefirió sacrificar en su lugar a unos guerreros de Cristo cuyas hazañas y los enigmas que los rodearon terminaron por convertirlos en leyenda.

JACQUES DE MOLAY, EL ÚLTIMO GRAN MAESTRE

En 1293, Jacques de Molay fue elegido Gran Maestre de la Orden del Temple. La elección fue muy reñida, pues el otro aspirante era Hugo de Peraud, tesorero de la encomienda de París y amigo personal del rey Felipe el Hermoso. El fracaso de su favorito fue, con seguridad, otro motivo más para que el monarca francés deseara el desastre de la Orden.


Algunos trabajos han señalado que Jacques de Molay fue un líder débil y poco inteligente, que con su escasa personalidad no supo hacer frente a los peligros que amenazaban a su Orden. Lo cierto es que De Molay tuvo la mala suerte de tomar el mando en el peor momento. La caída de los últimos territorios de Tierra Santa (fue elegido tras la pérdida de San Juan de Acre), la animadversión cada vez mayor de monarcas y la población hacia los caballeros y la ambición de Felipe IV fueron sus peores enemigos.

Sin embargo, las crónicas refieren que fue un valeroso guerrero y, a pesar de haberse confesado culpable de los pecados atribuidos al Temple (posiblemente admitidos bajo tortura), finalmente defendió su inocencia, aunque sabía que su retractación le llevaría inevitablemente a la muerte en la hoguera.

¿QUÉ PASÓ CON EL TEMPLE?

El destino de los templarios y sus bienes fue muy distinto en función del lugar en el que se hallaban establecidos.

En Francia, donde se produjo el mayor número de detenciones, el panorama fue muy variado «Los que se negaban a confesar eran condenados a muerte, los que confesaban sus culpas solían ser perdonados y liberados, pero si se retractaban eran condenados por relapsos».

En otros reinos el trato fue muy diferente. En la Corona de Aragón, por ejemplo, tras la disolución de 1311 cada templario recibió una renta de entre 500 y 3.000 sueldos y fueron considerados inocentes. Después los templarios aragoneses se repartieron por los conventos del Hospital que había en la Corona.

En Castilla los templarios fueron igualmente declarados inocentes, y lo mismo sucedió en Inglaterra, donde el rey Eduardo II incluso rechazó las acusaciones y se negó a capturarlos. En cuanto a sus bienes, ocurrió algo similar.

Sus posesiones pasaron a manos del Hospital, aunque la Península Ibérica fue un caso especial, pues los de Aragón y Mallorca pasaron a la nueva Orden de Montesa, y en Portugal a la de Cristo, en cuyas filas entraron numerosos templarios.

Miércoles 22 de Abril, 2015, Revista Año Cero


CONCLUSIÓN

Este artículo, aunque bien redactado y documentado da una visión “histórico documental” de lo que aconteció con el final de la Orden del Temple, pero al igual que cientos de historiadores, que se han labrado fama escribiendo sobre los templarios, no aporta ninguna explicación, ni lógica ni documental sobre:

¿Cómo es posible que, la primera potencia económico-militar de la época se dejara sorprender en una acción coordinada en todo el territorio francés en una sola madrugada? Ello teniendo en cuenta las limitaciones de comunicaciones en el año 1307, y sin que la información de la acción llegara a oídos templarios.


·       ¿Dónde estaban las joyas y oro que, como banqueros custodiaban los templarios? Pues cuando los alguaciles reales irrumpieron en la Casa del Temple de París en la madrugada del 13 de octubre de 1307 las arcas estaban vacías.

         ¿Dónde fueron los barcos de la flota cuando en la misma madrugada desaparecieron?



Estas y muchas más preguntas seguirán todavía sin respuesta, salvo que queramos creer que el legado y patrimonio del Temple solo eran las piedras de sus construcciones entregadas a la Orden del Hospital u otras órdenes menores que se crearon para acoger el expolio.